Cuando comencé esta pequeña aventura, Sergio no llegaba al año y sus siestas eran largas y numerosas. Poco a poco sus siestas se fueron reduciendo y, con ellas, el tiempo para mis labores. Después nació Javi y el tiempo para mis labores desapareció.
Ahora, con 3 y 5 años, empiezan a jugar juntos y yo he descubierto otros mundos que me han absorbido hasta conseguir que deje de coser, aunque todo vuelve.

lunes, 14 de noviembre de 2011

Mantel de café II

     Bueno, para que se vea porqué el blog se llama como se llama, aquí va una foto de lo que me dio tiempo a hacer en una siesta de Sergio.


     La verdad es que fue una siesta un poco más larga de lo normal y del tirón, cosa poco habitual; pero no mucho más larga.

1 comentario:

  1. Precioso te está quedando!!!! Yo lo tengo abandonadito con los inters!!!!

    Un beso.

    Tere

    ResponderEliminar