Cuando comencé esta pequeña aventura, Sergio no llegaba al año y sus siestas eran largas y numerosas. Poco a poco sus siestas se fueron reduciendo y, con ellas, el tiempo para mis labores. Después nació Javi y el tiempo para mis labores desapareció.
Ahora, con 3 y 5 años, empiezan a jugar juntos y yo he descubierto otros mundos que me han absorbido hasta conseguir que deje de coser, aunque todo vuelve.

martes, 30 de diciembre de 2014

Feliz año nuevo

     Buenos días.

     Anoche estaba ojeando el blog y ví que este año sólo hice tres entradas. Así que había que solucionarlo. La verdad es que este año ha sido bastante duro e intenso, cuidar de dos bebés sola, durante las 24 horas del día es una tarea agotadora y muy absorbente, pero merece la pena.
     Sin embargo, como Javi ya es más mayorcito y más autónomo, creo que ya va siendo hora de que me tome algún rato para mi, para mis aficiones, para desconectar un poco. Así que este año voy a hacer una de esas listas de propósitos para el año nuevo que tanto les gusta a la gente y que, se supone, sirven para cumplir las cosas. 
     Allá vamos:

  1. Volver a coser, bordar, etc. Los domingos voy a tomarme mi tiempo para sentarme a coser acompañada de mi familia, una pelicula (infantil, por supuesto) y una rica infusión.
  2. Acabar con los UFO's. Lo primero es acabar con esas labores que se han eternizado en mi armario y que no hay manera de acabar. Hasta que no acabe 3, por lo menos, no empiezo nada nuevo.
  3. Volver a dar señales de vida por el foro de labores en el que participaba. La gente era estupenda en ese rinconcito y se les echa de menos.
  4. Volver a escribir en el blog. También a vosotros se os echa de menos.
  5. Explorar nuevas recetas en la cocina con mis peques. Nos encanta cocinar juntos. No hay cosa que más divierta a un niño que cocinar de verdad. Y prometo que, si doy con alguna receta interesante, os la cuento.
  6. Aprender inglés. De una vez por todas. De verdad de la buena. Lo juro. Es mi cruz desde que empecé con él en 7º de EGB y me da una vergüenza enorme no ser capaz de hablarlo. Lo leo más o menos, lo escribí en su día, pero el oral... mi cruz. Y ya está bien la cosa.

     Creo que con todo esto y mis proyectos profesionales voy más que servida. Con encontrar un ratito para mí en mi agenda más que llena, me doy por satisfecha. Ya os iré contando. Espero.

     Y vosotras, ¿ya habéis hecho vuestra lista de propósitos para el año nuevo? ¿Me la queréis contar?

     Espero que sí y que tengáis un feliz año 2015. Un beso enorme a todos los que estáis ahí.