Cuando comencé esta pequeña aventura, Sergio no llegaba al año y sus siestas eran largas y numerosas. Poco a poco sus siestas se fueron reduciendo y, con ellas, el tiempo para mis labores. Después nació Javi y el tiempo para mis labores desapareció.
Ahora, con 3 y 5 años, empiezan a jugar juntos y yo he descubierto otros mundos que me han absorbido hasta conseguir que deje de coser, aunque todo vuelve.

jueves, 19 de junio de 2014

Carpeta sanitaria

   Buenos días.

   Cualquier madre sabe la cantidad de papeles, cartillas, tarjetas y demás papeleo que lleva un bebé tras de sí. Es una locura y con dos... ni os cuento. Cuando me quedé embarazada de Javi, decidí hacerme una carpeta de esas que están tan de moda, pero donde pudiese guardar los papeles de mis dos hijos, recetas, análisis, cartillas y SIP. Todo bien ordenado y a la vista. Además tenía que ser a juego con la bolsa que compramos para el carro cuando nació Sergio, que es de tela vaquera con letras aplicadas con tela de colores, muy patchwork.


   El diseño lo tenía más o menos claro, no fue difícil. La aplicación la copié de Arriba en el desván, os la recomiendo. Y las telas, como siempre desde hace tiempo, recicladas; la tela vaquera es de unos vaqueros de verano que usaba yo cuando trabajaba en la obra y lo demás son retales que había almacenado. Lo que más me costó fue conseguir el plástico para los bolsillos de los SIP; cuando ya lo daba por imposible, trajeron en el bazar donde compro habitualmente, hule transparente. Es un poco flojo para mi gusto pero cumple su función.





¿Qué os parece? A mi me resulta muy práctico y a Sergio y Javi les entretiene mucho cuando la espera en el médico se alarga, uso extra con el que no contaba.

martes, 3 de junio de 2014

Costurero "nuevo"

   Buenos días.

   Hace casi año y medio que tengo este trabajo pendiente de publicar. En principio iba a ser un regalo de reyes para mi madre pero cuando lo vi terminado no fui capaz de desprenderme de él (hace juego con mi salón y estoy enamorada de él).
   El motivo principal por el cual no os lo enseñé cuando lo hice es que me equivoqué con el patrón, ya que todas las piezas venían con margen de costura menos la base y la tapa, y como no lo especificaba (o yo no lo me di cuenta) las corté mal y, hasta que no estuvo todo cosido no se vio el fallo. La cuestión es que el pobre costurero ha estado más de un año esperando a que lo arreglase, de ahí lo de "nuevo".


   Esta es una de esas labores que surgen solas. El bordado lo terminé hace mucho y lo guardé a la espera de darle un uso. Lo podéis ver terminado aquí. Y un día me acordé de un patrón que tenía pendiente y de dos retales de tela japonesa que compré, lo saqué todo y... maravilla! Quedaba perfecto, parecía hecho adrede, el bordado tenía la medida exacta y tenía suficiente tela. 


   El patrón es el Son Costa de Mar de Menorca. Es un tutorial estupendo para hacer un costurero de patchwork, aunque yo lo he hecho a mi manera. El costurero tiene un tamaño perfecto, cabe todo pero no es un trasto enorme, pero aviso que cuando lo desmonté para arreglarlo le metí cartón de dos milímetros por todo porque, en cuanto cargaba los bolsillos, se espachurraba y no se apreciaba el bordado como toca, igual si lo hacéis de patchwork da igual.


   Bueno, pues este es mi nuevo costurero, que está a la espera de que le haga la funda para mis nuevas máquinas (ya os las enseñaré otro día) y no se si añadiré un panel de costura, que esa es otra historia que ya os contaré.


  Como podéis ver, a Javi le encanta (menos mal que lleva cremallera), no ha salido ni una foto decente. Y a vosotras, ¿qué os parece?