Cuando comencé esta pequeña aventura, mi pequeño Sergio no llegaba al año y sus siestas eran largas y numerosas. Poco a poco sus siestas se fueron reduciendo y, con ellas, el tiempo para mis labores. Después nació Javi y el tiempo para mis labores desapareció.
Ahora, con 2 y 4 años, empiezan a jugar juntos y yo he descubierto otros mundos que me han absorbido hasta conseguir que deje de coser, aunque todo vuelve.

martes, 2 de junio de 2015

Albondigas de avena

     Buenas tardes.

     Hace tiempo que intento reducir el consumo de carne en casa, así que poco a poco voy probando recetas veganas que creo que pueden gustar en casa. El otro día probamos unas albóndigas de avena que tuvieron buena acogida. La receta la saqué del blog Mà a mà, pell a pell, cor amb cor que, a su vez, la sacó de la web vegetarianismo.net. Vamos que de originales no tienen nada por mi parte. Y, además, como no tenía leche de coco, usé el sofrito en conserva que hago, sacado de webos fritos. Ay, que original soy!

     Bueno, os dejo la receta de las albondigas. La salsa podéis elegir la que más os guste o hacer una propia.

INGREDIENTES:
  • 3 tazas de copos de avena finos
  • 1'5 tazas de agua
  • 3 cucharadas de harina
  • 3 cucharaditas de cominos molidos
  • 2 cucharaditas de curry molido
  • sal y pimienta al gusto

PREPARACIÓN:

     Ponemos en un bol los copos de avena, le añadimos la sal, la pimienta, el curry, los cominos y los dientes de ajo.
     Ponemos a hervir el agua y se la añadimos a la avena, poquito a poco, debe quedar húmeda pero no muy pegajosa, si no se deshará en la sartén.
     Después agregamos las tres cucharadas de harina y amasamos. Hacemos bolitas y las freímos en abundante aceite.

     Están muy buenas, probarlas y me contáis. Me encanta leer vuestros comentarios.

miércoles, 14 de enero de 2015

Bizcocho de manzana

     Buenas tardes.

     A Sergio le encanta cocinar y ayer, cuando llegué de trabajar le noté un poco agobiado, justo en ese momento previo a entrar en fase "niña del exorcista". Seguro que las mamás sabéis de qué hablo. Así que nos pusimos manos a la obra.
     Como no tenía ganas de buscar recetas, que luego te faltan la mitad de los ingredientes y la otra mitad no sabes ni lo que son, me puse a improvisar, les preparé los ingredientes y ellos se encargaron del resto. Era la primera vez que Javi se metía en la cocina y descubrí que tiene un peligro que con su hermano no había: Javi no cocina, Javi se lo come todo y le da igual que esté crudo.

     Al final nos salió un bizcocho buenísimo. Hicimos dos pequeños (uno cada niño) y ayer nos comimos uno para merendar. La sorpresa es que el que he probado hoy está más bueno. Tiene un sabor estupendo a manzana y es muy jugoso. Os dejo la receta.

INGREDIENTES:
  • 2 huevos.
  • 1/2 vaso de leche de avena.
  • 190 gr. de harina de trigo integral.
  • 125 gr. de azúcar moreno.
  • 1/2 sobre de levadura.
  • 50 gr. de mantequilla.
  • 1 manzana golden grande.
  • Unas gotas de esencia de vainilla.
  • Una pizca de sal.
PREPARACIÓN:

     Batimos los huevos en un bol grande. Una vez batidos,  añadimos el azúcar y seguimos batiendo. A continuación, añadimos la leche y después la harina y la levadura poco a poco. Dejamos reposar unos minutos.
     Ahora solo nos queda añadir la mantequilla derretida, la esencia de vainilla y la sal. Por último, añadimos la manzana pelada y troceada en gajos muy finos y ya está la mezcla hecha.
     Precalentamos el horno a 190º y horneamos nuestro bizcocho. Los nuestros se hicieron muy rápido porque eran muy pequeños, unos 20 minutos, pero basta con que comprobéis que si lo pincháis con un cuchillo, este sale limpio.

     Ala, ya tenéis entretenimiento para esta tarde y una merienda sana y sabrosa. Espero que os guste.

martes, 30 de diciembre de 2014

Feliz año nuevo

     Buenos días.

     Anoche estaba ojeando el blog y ví que este año sólo hice tres entradas. Así que había que solucionarlo. La verdad es que este año ha sido bastante duro e intenso, cuidar de dos bebés sola, durante las 24 horas del día es una tarea agotadora y muy absorbente, pero merece la pena.
     Sin embargo, como Javi ya es más mayorcito y más autónomo, creo que ya va siendo hora de que me tome algún rato para mi, para mis aficiones, para desconectar un poco. Así que este año voy a hacer una de esas listas de propósitos para el año nuevo que tanto les gusta a la gente y que, se supone, sirven para cumplir las cosas. 
     Allá vamos:

  1. Volver a coser, bordar, etc. Los domingos voy a tomarme mi tiempo para sentarme a coser acompañada de mi familia, una pelicula (infantil, por supuesto) y una rica infusión.
  2. Acabar con los UFO's. Lo primero es acabar con esas labores que se han eternizado en mi armario y que no hay manera de acabar. Hasta que no acabe 3, por lo menos, no empiezo nada nuevo.
  3. Volver a dar señales de vida por el foro de labores en el que participaba. La gente era estupenda en ese rinconcito y se les echa de menos.
  4. Volver a escribir en el blog. También a vosotros se os echa de menos.
  5. Explorar nuevas recetas en la cocina con mis peques. Nos encanta cocinar juntos. No hay cosa que más divierta a un niño que cocinar de verdad. Y prometo que, si doy con alguna receta interesante, os la cuento.
  6. Aprender inglés. De una vez por todas. De verdad de la buena. Lo juro. Es mi cruz desde que empecé con él en 7º de EGB y me da una vergüenza enorme no ser capaz de hablarlo. Lo leo más o menos, lo escribí en su día, pero el oral... mi cruz. Y ya está bien la cosa.

     Creo que con todo esto y mis proyectos profesionales voy más que servida. Con encontrar un ratito para mí en mi agenda más que llena, me doy por satisfecha. Ya os iré contando. Espero.

     Y vosotras, ¿ya habéis hecho vuestra lista de propósitos para el año nuevo? ¿Me la queréis contar?

     Espero que sí y que tengáis un feliz año 2015. Un beso enorme a todos los que estáis ahí.

jueves, 19 de junio de 2014

Carpeta sanitaria

   Buenos días.

   Cualquier madre sabe la cantidad de papeles, cartillas, tarjetas y demás papeleo que lleva un bebé tras de sí. Es una locura y con dos... ni os cuento. Cuando me quedé embarazada de Javi, decidí hacerme una carpeta de esas que están tan de moda, pero donde pudiese guardar los papeles de mis dos hijos, recetas, análisis, cartillas y SIP. Todo bien ordenado y a la vista. Además tenía que ser a juego con la bolsa que compramos para el carro cuando nació Sergio, que es de tela vaquera con letras aplicadas con tela de colores, muy patchwork.


   El diseño lo tenía más o menos claro, no fue difícil. La aplicación la copié de Arriba en el desván, os la recomiendo. Y las telas, como siempre desde hace tiempo, recicladas; la tela vaquera es de unos vaqueros de verano que usaba yo cuando trabajaba en la obra y lo demás son retales que había almacenado. Lo que más me costó fue conseguir el plástico para los bolsillos de los SIP; cuando ya lo daba por imposible, trajeron en el bazar donde compro habitualmente, hule transparente. Es un poco flojo para mi gusto pero cumple su función.





¿Qué os parece? A mi me resulta muy práctico y a Sergio y Javi les entretiene mucho cuando la espera en el médico se alarga, uso extra con el que no contaba.

martes, 3 de junio de 2014

Costurero "nuevo"

   Buenos días.

   Hace casi año y medio que tengo este trabajo pendiente de publicar. En principio iba a ser un regalo de reyes para mi madre pero cuando lo vi terminado no fui capaz de desprenderme de él (hace juego con mi salón y estoy enamorada de él).
   El motivo principal por el cual no os lo enseñé cuando lo hice es que me equivoqué con el patrón, ya que todas las piezas venían con margen de costura menos la base y la tapa, y como no lo especificaba (o yo no lo me di cuenta) las corté mal y, hasta que no estuvo todo cosido no se vio el fallo. La cuestión es que el pobre costurero ha estado más de un año esperando a que lo arreglase, de ahí lo de "nuevo".


   Esta es una de esas labores que surgen solas. El bordado lo terminé hace mucho y lo guardé a la espera de darle un uso. Lo podéis ver terminado aquí. Y un día me acordé de un patrón que tenía pendiente y de dos retales de tela japonesa que compré, lo saqué todo y... maravilla! Quedaba perfecto, parecía hecho adrede, el bordado tenía la medida exacta y tenía suficiente tela. 


   El patrón es el Son Costa de Mar de Menorca. Es un tutorial estupendo para hacer un costurero de patchwork, aunque yo lo he hecho a mi manera. El costurero tiene un tamaño perfecto, cabe todo pero no es un trasto enorme, pero aviso que cuando lo desmonté para arreglarlo le metí cartón de dos milímetros por todo porque, en cuanto cargaba los bolsillos, se espachurraba y no se apreciaba el bordado como toca, igual si lo hacéis de patchwork da igual.


   Bueno, pues este es mi nuevo costurero, que está a la espera de que le haga la funda para mis nuevas máquinas (ya os las enseñaré otro día) y no se si añadiré un panel de costura, que esa es otra historia que ya os contaré.


  Como podéis ver, a Javi le encanta (menos mal que lleva cremallera), no ha salido ni una foto decente. Y a vosotras, ¿qué os parece?

miércoles, 28 de mayo de 2014

Ahora sí

   Buenas tardes.

   Hace unos meses avisé que estábamos de vuelta. Desde entonces no he publicado en el blog, pero eso no significa que no haya estado trabajando. He hecho poco, dos bebés dejan muy poco tiempo, pero algo voy haciendo, sobretodo retomar proyectos que tenía a medias, como por ejemplo estos animalitos tan simpáticos.






Os acordáis de ellos?

martes, 3 de septiembre de 2013

Estamos de vuelta!

   Hola a todos!

   Después de seis meses de baja maternal y un embarazo con poca actividad costuril, estamos de vuelta!
   Espero que esta vez sea para quedarnos y compartir con vosotros nuestros avances, nuestras labores y nuestro aprendizaje en el mundo de las manualidades. Nos encanta saber de vosotros y ver que os gustan las cosas que hacemos, aunque sean pocas para mi gusto.

   Cómo no soy de poner fotos de mis niños en Internet, que es a lo que me he dedicado este tiempo, os pongo foto de un encargo que me hicieron para unos regalos antes de ser mamá. Son unos porta-chupetes y unas fundas para guardar pañales. Las telas son de algodón y los dibujos están hechos con aplicaciones a punto escondido o con festón.


   Los patrones son del libro Winsome Baby de Nancy Halvorsen. Hoy en día creo que no habría hecho este trabajo pero por aquel entonces estaba empezando en este mundo de las labores y creo que no está mal para una novata.

   Qué os parece?