Cuando comencé esta pequeña aventura, Sergio no llegaba al año y sus siestas eran largas y numerosas. Poco a poco sus siestas se fueron reduciendo y, con ellas, el tiempo para mis labores. Después nació Javi y el tiempo para mis labores desapareció.
Ahora, con 3 y 5 años, empiezan a jugar juntos y yo he descubierto otros mundos que me han absorbido hasta conseguir que deje de coser, aunque todo vuelve.

sábado, 30 de junio de 2012

Minicuna

   Buenas tardes.

   Ya se que hace demasiado tiempo desde mi última entrada; pero es que hemos tenido muchos problemas familiares, como el fallecimiento de mi abuela, así que no he cosido mucho estos días. A las que me pedisteis el patrón del bolso intentaré enviarlo mañana.

   Ahora os quería enseñar algo que acabo de encontrar vaciando de fotografías mi teléfono móvil. Cuando me quedé embarazada pensé, como le ocurre a todo el mundo, que tenía que preparar la habitación del bebé porque lo correcto era que lo pasásemos a su habitación bien pequeñito. Luego descubrí el colecho y sus beneficios y me dí cuenta del gasto y la paliza innecesarios que nos habíamos dado.

   Una de las cosas que le hice fue esta minicuna. Era la primera vez que hacía algo tan grande y estoy encantada de lo bonita que me quedó, aunque Sergio no la haya estrenado. Esta hecha con dos micropanas muy finitas, una beig y otra blanca con florecitas muy pequeñas color beig. El edredón y las sábanas son comprados.

   Me resultó un poco complicada porque la base no es rectangular y, en lugar de los velcros o botones que suelen llevar para sujetar los laterales, me empeñé en poner cremalleras. Madre mía para coserlo todo con mi pequeña máquina de coser!

   Las fotos, como ya os he dicho, son del teléfono móvil, así que no son muy buenas.




8 comentarios:

  1. Siento mucho lo de tu abuela, un beso muy grande con cariño.
    En cuanto a la cuna te quedo preciosa.
    Besos!!!

    ResponderEliminar
  2. Lamento lo de tu abuela, espero que lo lleves bien.
    El trabajo de la minicuna es precioso, se nota el cariño con el que está realizado. Y aunque esté sin estrenar te queda el recuerdo (si te sirve de consuelo a mí me pasó lo mismo con mis peques :))

    ResponderEliminar
  3. Recibe todo mi cariño y consuelo por lo de tu abuela, lo lamento muchísimo. Yo perdí a mi abuelo ya va para 4 años y como para mi era mi padre (mi ama se divorció muy joven y mis abuelos nos ayudaron mucho) no hay día que no me acuerde de él. ¡Animo!

    La mini cuna, ¡preciosa! Yo hice moisés cuando tuve a David. Durmió hasta los 7 meses en él y luego le pasé a la cuna a su habitación. En la cuna durmió hasta los 15 meses y luego él mismo pidió cama.
    Gonzalo sin embargo, solamente usó el moisés de su hermano hasta los 4 meses y desde el principio juntos en la habitación. Y para entonces como la cuna no me cabía en la habitación porque les tuve que poner literas, pues pasó a dormir a la cama. Así que mi pequeñajo duerme en su litera desde los 4 meses.
    Ahora ya con 2 años no veas como sube y baja y se apaña el solo. jajaja.

    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Eva muchas gracias por visitarme. Estoy encantada!
    Al respecto de lo que cuentas aqui arriba te quiero comentar:
    No sé que os pasa a las mamás de hoy. Yo tengo un nietecito de 20 meses y aún no ha dormido en su cama, y digo cama porque la cuna no tuvo el gusto de estrenarla!!
    Lástima de todo el trabajo que te tomaste aunque el resultado por lo que veo es PRECIOSO!! Yo le hize a Unai una mantita de cuna, que le quedará como recuerdo de su abuela pero sin estrenar. Es una pena.
    Un saludo y a criar a Sergio con mucha salud y alegria.

    ResponderEliminar
  5. No nos pasa nada a las mamás de hoy. Simplemente las culturas donde se practica el colecho y la lactancia materna no conocen la muerte súbita del lactante.

    ResponderEliminar