Cuando comencé esta pequeña aventura, Sergio no llegaba al año y sus siestas eran largas y numerosas. Poco a poco sus siestas se fueron reduciendo y, con ellas, el tiempo para mis labores. Después nació Javi y el tiempo para mis labores desapareció.
Ahora, con 3 y 5 años, empiezan a jugar juntos y yo he descubierto otros mundos que me han absorbido hasta conseguir que deje de coser, aunque todo vuelve.

miércoles, 14 de enero de 2015

Bizcocho de manzana

     Buenas tardes.

     A Sergio le encanta cocinar y ayer, cuando llegué de trabajar le noté un poco agobiado, justo en ese momento previo a entrar en fase "niña del exorcista". Seguro que las mamás sabéis de qué hablo. Así que nos pusimos manos a la obra.
     Como no tenía ganas de buscar recetas, que luego te faltan la mitad de los ingredientes y la otra mitad no sabes ni lo que son, me puse a improvisar, les preparé los ingredientes y ellos se encargaron del resto. Era la primera vez que Javi se metía en la cocina y descubrí que tiene un peligro que con su hermano no había: Javi no cocina, Javi se lo come todo y le da igual que esté crudo.

     Al final nos salió un bizcocho buenísimo. Hicimos dos pequeños (uno cada niño) y ayer nos comimos uno para merendar. La sorpresa es que el que he probado hoy está más bueno. Tiene un sabor estupendo a manzana y es muy jugoso. Os dejo la receta.

INGREDIENTES:
  • 2 huevos.
  • 1/2 vaso de leche de avena.
  • 190 gr. de harina de trigo integral.
  • 125 gr. de azúcar moreno.
  • 1/2 sobre de levadura.
  • 50 gr. de mantequilla.
  • 1 manzana golden grande.
  • Unas gotas de esencia de vainilla.
  • Una pizca de sal.
PREPARACIÓN:

     Batimos los huevos en un bol grande. Una vez batidos,  añadimos el azúcar y seguimos batiendo. A continuación, añadimos la leche y después la harina y la levadura poco a poco. Dejamos reposar unos minutos.
     Ahora solo nos queda añadir la mantequilla derretida, la esencia de vainilla y la sal. Por último, añadimos la manzana pelada y troceada en gajos muy finos y ya está la mezcla hecha.
     Precalentamos el horno a 190º y horneamos nuestro bizcocho. Los nuestros se hicieron muy rápido porque eran muy pequeños, unos 20 minutos, pero basta con que comprobéis que si lo pincháis con un cuchillo, este sale limpio.

     Ala, ya tenéis entretenimiento para esta tarde y una merienda sana y sabrosa. Espero que os guste.

2 comentarios: