Cuando comencé esta pequeña aventura, Sergio no llegaba al año y sus siestas eran largas y numerosas. Poco a poco sus siestas se fueron reduciendo y, con ellas, el tiempo para mis labores. Después nació Javi y el tiempo para mis labores desapareció.
Ahora, con 3 y 5 años, empiezan a jugar juntos y yo he descubierto otros mundos que me han absorbido hasta conseguir que deje de coser, aunque todo vuelve.

martes, 10 de enero de 2017

Cuestión de pelos II

      Buenas tardes.

     Hace unas semanas os hablé de mis problemas con el pelo en esta entrada y de que había encontrado unos tratamientos que me estaban funcionando bastante bien. Así que hoy os voy a contar qué tratamiento utilizo para mantener a raya la grasa. Os recuerdo que yo tengo el pelo muy fino, muy graso en la raíz y seco, estropeado y encrespado en medios y puntas.

     Antes del lavado, entre 30 minutos y 3 horas, me humedezco el cuero cabelludo (no mojar, sólo humedecer) y me aplico una mezcla de aceites con la yema de los dedos o con un pincel de tintar el pelo, lo que más os guste. Una vez aplicado masajeo durante 5 minutos para que el cuero cabelludo lo absorba. Si lo voy a llevar sólo un rato me pongo un gorro de ducha y una toalla bien calentita y, si voy a dormir con el potingue puesto, me hago unas trenzas (siempre hay que dormir con el pelo recogido). No os asustéis con eso de dormir con aceite puesto, dicen que las mujeres hindúes duermen con el pelo embadurnado de aceite y mirar que pelazo tienen.

     ¿Y cual es el potingue en cuestión? Pues este:

  • 3 cucharadas de aceite de ricino
  • 1 cucharada de aceite de jojoba
  • 1 cucharada de aceite de coco
  • 10 gotas de aceite de romero
 
     Con estas cantidades a mi me da para cuatro lavados, así que yo lo preparo en un botecito de vidrio con tapa de la siguiente manera:

  1. Lo primero que tenéis que hacer es poner agua muy caliente en un recipiente grande donde os quepa el bote de aceite de coco porque el aceite de coco, a temperatura ambiente, permanece en estado sólido. Así que preparar un buen recipiente con agua muy caliente y meter dentro el bote de aceite de coco.
  2. Mientras tanto, ir echando en vuestro botecito de vidrio los otros aceites.
  3. Por último, añadir el aceite de coco.
  4. Ahora meter el botecito con la mezcla en el recipiente de agua muy caliente y mezclar con la cuchara que habéis utilizado para las medidas hasta que os quede una mezcla homogénea.
 
Imagen de Cuidas de ti

     Y ya está! Habéis visto qué fácil es? Pues os prometo que va genial para la grasa. El aceite de romero es antiséptico y limpia el cuero cabelludo de los hongos que producen la grasa. Además, favorece el crecimiento, ayuda a prevenir la caída (provocada normalmente por el exceso de grasa) y retrasa la aparición de las canas. Pero no os paséis de cantidad porque reseca mucho el pelo!

     Si tenéis el pelo graso, probarlo, no os arrepentiréis, y contarme vuestra experiencia. Y si conocéis otros trucos para la grasa capilar, contármelos también.

No hay comentarios:

Publicar un comentario