Cuando comencé esta pequeña aventura, Sergio no llegaba al año y sus siestas eran largas y numerosas. Poco a poco sus siestas se fueron reduciendo y, con ellas, el tiempo para mis labores. Después nació Javi y el tiempo para mis labores desapareció.
Ahora, con 3 y 5 años, empiezan a jugar juntos y yo he descubierto otros mundos que me han absorbido hasta conseguir que deje de coser, aunque todo vuelve.

martes, 20 de diciembre de 2016

Cuestión de pelos I

    Buenos días.

    Siempre he tenido el pelo rizado, pero no un rizo tipo permanente sino un rizo gordito que se quedaba en forma de tirabuzón, muy bonito y natural, como lo tiene Sergio. En el embarazo de Sergio se me quedó completamente liso y después ni liso ni rizado, un desastre. Además, tengo el pelo muy pero que muy graso, así que me tiño el pelo desde muy joven porque es lo único que me lo mantenía a raya, cosa que no ayuda a tener un pelo sano, brillante y bonito. En resumen, que pasé de tener un pelo que llamaba la atención a tener una birria que desde hace unos meses se había vuelto encrespado y horrible gracias también al exceso de secador y plancha.

    En junio fui a la peluquería y rápidamente me encasquetaron una nanoplastia que me costó (con bote de champú y mascarilla para casa) la friolera de 120 €. El pelo me quedó muy bonito, nada de encrespamiento, pero para tenerlo siempre así (entre 4 y 6 meses) tenía que secarlo con secador al máximo de temperatura. Resultado: puntas abiertas en menos que canta un gallo y un buen corte de pelo. Con lo que me gustan a mí las melenas súper largas y naturales, ¡súper hippies!

    Al final me entró la depresión y dije: "¡Me voy a rapar el pelo!". Mi marido se asustó, no sería la primera vez que me rapo el pelo, así que sabe que soy capaz. Pero esta vez no me apetecía, la verdad. ¡Quiero mi melena larga! Y me puse a buscar por Internet remedios caseros.

Encontré varios artículos y diseñé un plan de ataque, necesitaba algo que mantuviese a raya mis raíces grasas y algo que hidratase y nutriese mis medios y puntas secos y encrespados. Y después de mes y medio tengo que decir que HA FUNCIONADO. Desde el primer lavado ya noté que, de lavarme el pelo día sí y día no (imaginaros cuando no me lo tintaba), pasé a lavármelo cada 3 días. Y en el segundo lavado empezaron a salirme rizos. ¡No me lo podía creer! Aunque seguía bastante encrespado y todavía no eran mis tirabuzones. Ahora mismo mi pelo se ve más sano y brillante, menos encrespado y sigue apareciendo algún ligero rizo, así que seguiré con el tratamiento y ya os iré contando los resultados. De momento os cuento que el tratamiento son dos mezclas diferentes de aceites naturales que ya os explicaré en entradas posteriores, una para raíces y cuero cabelludo y otra para medios y puntas. El encrespamiento que todavía me queda lo controlo con aceite de argán, del que ya os hablé aquí; me echo una gotita en la mano, froto bien y extiendo por el pelo con cuidado.

Os dejo unas fotos para que vayáis viendo los resultados. No he encontrado fotos de mi pelo antes de la nanoplastia sin planchar, pero os aseguro que era un auténtico desastre, y en la actual no se aprecia mucho rizo porque donde más llevo es en la zona de la nuca, que es donde más sano está el pelo, tendré que hacerme algún reportaje capilar... El hombre súper atractivo que me acompaña en las fotos es Pablo, mi marido. ¿A que es guapo? ;)


Pelo de Sergio


Con la nanoplastia recién hecha

Ahora

2 comentarios:

  1. Feliz año Eva ! Me interesa mucho el tema del que hablas, el pelo, yo lo tengo así como decís , enrulado ligero,tipo tirabuzón y de un tiempo a esta parte esta horrible, con mucho frizz y no hay mascara cormecial o el mejor de los shampues que me lo mejore, cuestión que lo llevo atado todo el dia!empece a investigar shampues y acondicionadores naturales pero todavía no probé! Asi que voy a estar atenta a tu entrada!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Igualmente, preciosa! Sí, el encrespamiento es bastante problemático. Por lo que he leído se produce porque el pelo está muy seco, así que los champús específicos para ese tipo de tratamientos engrasan mucho, si tienes la raíz grasa como yo es un desastre; sin embargo, lo que había leído (y estoy comprobando) es que los aceites esenciales no engrasan si no que regulan, que es lo interesante.

      Eliminar